Juguetes para gatos: diversión asegurada

Si la semana pasada (click aquí para (re)leerlo) os hablábamos de los tipos de juguetes para perros, hoy os traemos una lista de posibles juguetes para los mininos estas navidades. ¡Ellos también deben tener su regalo debajo del árbol! (ese que tanto les gusta…🎄)

Avisamos que es muy probable que en un primer momento prefieran jugar con esa caja gigante de cartón que ha quedado abandonada en medio del salón; ellos son así… Pero no debemos olvidar que el juego y el ejercicio son pilares fundamentales para el correcto desarrollo de nuestros gatos, además de que nos permiten crear un vínculo muy especial (y necesario) con ellos.

¡Empezamos! Y cómo no, lo hacemos con un clásico: los juguetes “cazadores”. Lo llevan en la sangre, es su instinto: los gatos cazan y jugar con ellos a “cazar” seguramente se convierta en su momento preferido del día (eso y dormir acurrucados en algún lugar tranquilo y calentito 😜). Aquí podemos distinguir entre los clásicos juguetes que cuelgan de una cuerda o un palo, con los que podremos interactuar imitando el movimiento de una posible “presa”, y los pequeños peluches con formas (los peluches ratón son el TOP en ventas 😌) que pasearán por toda la casa y esconderán en sus lugares secretos.

En este tipo de juguetes también podemos incluir los que se mueven solos (una vez más, los que tienen forma de ratón son los más habituales -pobre ratones…-) y que provocarán que nuestro peludete amigo corra por toda la casa (genial para la operación post-comidas-navideñas). También estarían dentro de esta clasificación los punteros láser; juguete con el que hay que tener un especial cuidado por el daño que puede ocasionar en los ojos. Pero si tienes gato y lo has probado, sabrás que es uno de sus juegos “más preferidos“.

Los rascadores; mitad juego, mitad necesidad imperiosa, más si quieres que tus muebles, sofás y demás objetos “arañables” perduren sanos y salvos por mucho tiempo. Como decimos, son prácticamente indispensables. Existen un montón de modelos en el mercado, desde los más sencillos (que a su vez podemos encontrar en una gran variedad de materiales y tamaños) hasta los rascadores “rascacielos”, llenos de plataformas, cubículos y demás objetos colgantes.

Y por último no podemos olvidar los juegos “dispensadores de comida“: desde las míticas pelotas que van soltando comida cuando la mueven por el suelo, hasta juguetes más sofisticados y complejos dónde entra en juego (nunca mejor dicho) la inteligencia del animal.

Estos juguetes son muy recomendables, ya que aumentan la actividad felino, disminuyen el hecho de comer excesivamente y mejoran los problemas de comportamiento asociados con el aburrimiento (maullidos excesivos, arañazos, agresión, etc.).

Pero una vez más, no debemos olvidar que nuestra compañía y nuestro cariño es lo más importante para ellos (eso y la caja de cartón olvidada en medio del salón 😉)

 

 

2017-12-20T11:29:51+01:00