Feromonas felinas: qué son y para qué se usan

Los gatos, por ahora, no hablan (qué poco les falta, la verdad :P) pero tienen su propia forma de comunicarse. Por ejemplo, cuando se restriegan con nosotros o con algunos objetos, nos están diciendo muchas cosas, pero a su manera.

Con este tipo de comportamientos están liberando feromonas. En concreto las feromonas faciales de los gatos son potentes hormonas que liberan como manera de comunicarse. Estas hormonas son secretadas por las glándulas localizadas alrededor de su boca, barbilla, frente y mejillas.

Pero, ¿cómo se comunican con ellas? Muy sencillo, con ellas dejan un rastro creando olores familiares que les resultan agradables y les proporcionan seguridad, además les permiten identificarse entre ellos y comunicar que han pasado por ahí. El olor que desprenden las feromonas felinas no es perceptible para el olfato humano, pero ellos, gracias al órgano aeronaval, pueden procesar la información hasta su celebro y captar diferentes señales.

Especialistas han estudiado estas sustancias y, aunque no se tiene una certeza exacta de qué funciones tienen, podemos hablar de 5 tipos de feromonas faciales y algunos datos sobre ellas:

  • La feromona “F2” es secretada en estados de excitación sexual. De esta manera los machos pueden localizar a las hembras en épocas fértiles
  • La feromona “F3” la depositan sobre objetos, familiares, etc. con el objetivo de marcarlos como algo propio. Es la encargada de hacer sentir al gato que se siente en su territorio y que esté tranquilos ya que es su entorno familiar
  • La feromona ”F4” la depositan sobre otros gatos y sobre otras especies (como nosotros) para marcarlos como conocidos y familia

Es interesante saber que se ha conseguido sintetizar algunas de las funciones de estas hormonas y conseguir crear sustancias que nos pueden ayudar en el manejo de algunos problemas. En concreto, existen feromonas sintéticas análogas a la F3 y F4 que son usadas para, por ejemplo, problemas con el marcaje (orina), problemas de ansiedad o estrés. No son fármacos pero nos ayudan a controlar los problemas y mejorar comportamientos.

 

¿Las habéis probado? Para cualquier duda, ¡podéis consultarnos!

2018-04-19T09:17:44+01:00