Las razas de gato más antiguas del mundo

Hace ya algunas semanas publicamos un post hablando sobre las razas de perros más antiguas del mundo; así que hoy le toca el turno a los gatos.

Seguro qué os suena eso de “gatos y el Antiguo Egipto” y es que hay evidencias más que probadas de qué estos animales campaban a sus anchas entre faraones y pirámides. Además se sabe que eran animales venerados. Vamos, que vivían “en su salsa”. Pero también han existido razas ancestrales en Asia y Europa.

¿Queréis conocer algunas de las razas de gato más antiguas del mundo? ¡Allá vamos!

1. Bosque de Noruega

Se trata de una raza de gato originaria de los países escandinavos. Actualmente tiene gran popularidad como felino doméstico en hogares de toda Europa. Aunque su origen exacto se desconoce, podemos encontrar referencias a ellos en la mitología nórdica. Como decimos, no se tiene del todo claro su procedencia, pero diversos estudios parecen concretar que se trata de una mezcla de varios gatos prehistóricos de pelo corto del sur de Europa y alguno de pelo largo procedentes de Oriente medio.

2. Gato Chartreux

Se trata de una de las razas más antiguas. Es nativo de las fronteras de Turquía e Irán, su pelaje lanoso característico le dio una ventaja en los climas duros. En la época de las Cruzadas, los cartujos (nombre por el que se les conoce) fueron traídos en los buques de comercio entre Oriente y Occidente.

Según la leyenda, vivían en los monasterios de los monjes cartujos dónde se les utilizaba para cazar ratas en plena peste bubónica, de ahí el nombre de “gatos cartujos”.

Se caracteriza por el color cobrizo o naranja de sus ojos y por su piel azul. Además, como curiosidad, se dice que parece estar siempre sonriendo.

3. Mau Egipcio

Datado en el 1.400 a.C, si bien los actuales fueron llevados a Italia por el Imperio Romano, y luego a América, la apariencia del Mau (que quiere decir gato en egipcio antiguo) es similar a las figuras que aparecen en los murales tallados en El Cairo. Su pelaje es inconfundible: fondo claro y manchas oscuras que no siguen un patrón determinado y que pueden variar de tamaño.

Las patas delanteras son más cortas que las traseras, sus pies son delicados y pequeños, la cabeza es triangular y la cola disminuye el grosor en la punta. Se trata de un animal muy inteligente e independiente. ¿Qué gato no lo es? 🙂

4. Gato Korat

El korat (también llamado si-sawaat o gato de la suerte) es una raza de gato doméstico originaria de Tailandia y datado en el 1350 a.C.

Como decimos, se trata de una especie originaria de la región Ampur Pimai de la provincia de Korat, en Tailandia. Se describe por primera vez en el Smud Khoi, un libro impreso en el siglo XIV, cuya traducción literal es “El Libro de Poemas de Gatos”. Sin embargo, la historia moderna de la raza empezó en 1959, al importarse en los Estados Unidos la primera pareja procedente de Bangkok.

Tiene un cuerpo compacto y elegante, pelaje plata-azulado, orejas largas y punteadas, ojos almendrados de color azul, cola larga y hocico en forma de cuña.

5. Gato Birmano o Sagrado de Birmania

El Gato Birmano o Sagrado de Birmania es una raza de gato de pelo semilargo. Se caracteriza por sus guantes, que han de ser de un color blanco inmaculado, sus ojos azul zafiro, su pelo de color claro con zonas de tonalidades más oscuras. Si investigáis un poco sobre las leyendas que giran en torno a esta raza, veréis cómo estas características tienen mucho que ver con su historia…

El Birmano es muy sociable (odia estar solo), cariñoso, juguetón, fiel, inteligente y tranquilo. Podemos decir que, de alguna manera, se trata de una especie “intermedia”, en cuanto aspecto, entre un Persa y un Siamés.

¿Qué os ha parecido esta selección? ¿Alguien tiene alguno de estos “gatos con historia” en casa?

2018-05-30T10:26:00+00:00