Cómo alimentar correctamente a un gato

Quizás para algunos sea una pregunta un tanto absurda, pero os podemos asegurar que se trata de una cuestión muy repetida entre los dueños de los gatos, sobre todo, de los primerizos 🙂 Además, a lo largo de los años nos hemos dado cuenta que hay un número significante de dueños que han dado por sentado pautas que, para nada, son las correctas.

Hoy vamos a intentar explicar cual es la manera apropiada de alimentar a los gatetes.

Empecemos por lo más importante y, a la vez, lo más desconocido: lo natural para los gatos, es decir, la manera de comportarse de un gato salvaje, es comer pequeñas cantidades a lo largo del día. Se calcula que pueden “sentarse a comer” unas 20 veces al día.

Seguramente muchos os sintáis sorprendidos ahora mismo. Es muy normal que los dueños de gatos actúen con ellos como se hace con los perros, ofreciéndoles la comida en una o más raciones diarias controladas. Y está claro que los gatos se acostumbrarán a ello; pero no es la manera más natural de hacerlo.

Si no hay ningún problema de salud, control de peso, etc. lo correcto será que el animal tenga acceso libre al alimento. Podremos, no obstante, ofrecerle pequeños premios a lo largo del día, como complemento a la alimentación principal (no deben superar el 10% de aporte diario total).

Veremos como nuestro amigo se acerca a la comida e ingiere pequeñas cantidades a lo largo del día, siguiendo su propia rutina y alejándose del comedero una vez tenga el estómago contento 🙂

Como ‘tip‘: podemos aprovechar estas continuadas visitas para estimular su mente usando comederos de actividad (comederos especiales con un pequeño ‘juego’ que deben completar para acceder a la comida), a la vez que evitamos un posible sobreconsumo.

En cuanto al agua: siempre a su disposición, fresca y limpia. Muchos gatos adoran las fuentes (aunque para gustos, gatos :P). Recomendamos que el recipiente del agua y de la comida no estén juntos; es más, a poder ser deberían estar en diferentes estancias y si la logística nos lo permite, es recomendable que tengan varios bebederos repartidos por la casa.

Cuidado con otros líquidos que pueden ser nocivos, como detergentes, o bebidas como el café, que puedan estar a su alcance y mucho mucho cuidado con los pesticidas.

Los mininos suelen preferir recipientes de pequeño tamaño pero, al igual que ocurre con el material del bebedero, sus preferencias pueden ser muy diferentes de un gato a otro.

Así son ellos y así los queremos 🙂

2019-01-10T09:12:40+00:00