Esta especialidad de la Medicina Veterinaria tiene como fin diagnosticar, evaluar, prevenir y tratar los déficits locomotores, con el objetivo de restablecer la máxima capacidad funcional e independencia posible a nuestras mascotas.

Se ha convertido en una pieza fundamental para la recuperación de patologías neurológicas y ortopédicas y se utiliza cada vez con más frecuencia como herramienta complementaria en los Servicios de Neurología, Traumatología y Ortopedia para acortar los plazos de recuperación postquirúrgicos.

Para conseguirlo el veterinario especialista utilizará técnicas de rehabilitación individualizadas y adaptadas a las necesidades de cada paciente: temoterapia, cinesoterapia activa y pasiva, laserterapia, mesoterapia, electroestimulación, cinta terrestre etc.