Si vemos que nuestro gato vomita con cierta frecuencia y lo estamos asumiendo como normal no estamos haciendo lo correcto. Aunque creamos que son bolas de pelo o que tienen el estómago muy sensible, que el animal vomite a menudo es un indicador de que algo no va bien. Hoy, desde el Hospital Veterinario Asturias, te ayudaremos a identificar cuál es el motivo y es que, si nuestra mascota vomita más de dos veces por mes y vemos que está perdiendo peso, es hora de que analicemos el por qué.

  • Nuestro gato ingiere la comida muy rápido.  Suelen vomitar incluso pienso sin digerir. Debemos cambiar la estrategia de alimentación porque corren riesgo de ser obesos.
  • Intolerancia a algún ingrediente del pienso. Debemos realizar una prueba que consiste en darle pienso hipoalergénico durante un par de meses. Si su situación mejora, hay que proceder a cambiar el pienso. Es importante no dar premios ni otra comida durante la prueba.
  • Por bolas de pelo. Aunque podamos considerarlo un motivo normal, pues los gatos son animales que se lamen mucho, un exceso implica que puede estar sufriendo picores por cualquier motivo o ansiedad.
  • Enfermedad intestinal. Si hemos verificado que no estamos ante una situación de ninguna de las anteriores, quizás el problema es un vómito crónico provocado por una enfermedad que necesita diagnóstico (diábetes, enfermedad del riñón, IBD…)
  • Tiene un linfoma. Existe la posibilidad de que nuestro gato pueda estar sufriendo este tipo de cancer. El pronóstico dependerá del tipo que sea y para saberlo necesita ser diagnosticado por un veterinario.

Como vemos, hay muchas causas que pueden estar provocando que nuestro gato vomite en exceso y es por eso que debemos controlarlo.

¿Necesitas nuestra ayuda?  ¡Sí! ¡Por favor!