¿Cómo podemos diferenciar a un caimán de un cocodrilo?

Son los reptiles más grandes del planeta y ambos han protagonizado, a lo largo de la historia, un sinfín de canciones, películas, sucesos y noticias sorprendentes, así como, cómo no, mitos y leyendas.

Sin embargo, aunque tanto los cocodrilos como los caimanes comparten ancestro – en concreto hablamos del crurotarsos -, cada uno tomó un camino evolutivo distinto.

El primer rasgo en el que hay que fijarse para diferenciar a ambas especies es la mandíbula y la situación de sus prácticamente 80 dientes afilados. Dado que la mandíbula superior de los caimanes es mayor que la inferior, la dentadura queda prácticamente oculta cuando el animal cierra la boca. Esto no sucede en el caso de los cocodrilos. ya que tienen las dos mandíbulas del mismo tamaño, por lo que su fila de dientes inferior queda fuera de la boca.

Si el reptil tiene la boca abierta, no podremos atender a la situación de la fila inferior de dientes, pero sí fijarnos en la forma de su hocico. El del caimán es más redondeado, en forma de «u». El del cocodrilo, por su parte, es más puntiagudo, en forma de «v».

El tamaño y el peso pueden ser buenos indicadores sobre ante qué especie nos encontramos. El cocodrilo, por lo general, es mucho mayor que el caimán. A modo de ejemplo, mientras que el caimán americano – el más grande de todos – puede pesar sobre 450 kilos y medir tres metros y medio de largo, el cocodrilo del Nilo puede alcanzar los seis metro de largo y los 1.500 kilos de peso.

Aunque ambas especies gozar de una piel bastante similar, los cocodrilos tienen manchas en sus crestas, cosa que los caimanes no.

El hábitat donde nos encontremos al animal también puede ser un buen elemento a tener en cuenta a la hora de hacer la diferencia. Mientras que los caimanes se encuentran en pantanos, ríos, lagos y estanques del sur de Estados Unidos, México, Venezuela, Perú y Ecuador – así como en humedales del este de China en el caso del caimán chino -, el cocodrilo se adapta tanto al agua dulce como al agua salada y puede estar presente en distintas zonas de África, América. Asía y Australia.

Finalmente, cómo no, el comportamiento también es un elemento que los define. Por lo general, el cocodrilo suele ser más agresivo que el caimán.

No obstante, ambos suelen ser animales territoriales y solitarios y más rápidos de lo que aparentan a juzgar por su aspecto. De modo que, si te encuentras con uno cara a cara, te recomendamos que te pongas a salvo antes de pararte a estudiar a qué familia pertenece.

2022-04-21T09:03:43+01:00